La posibilidad de presenciar los rastros terribles, ilógicos y aterradores de aquella maquinaria de destrucción: toneladas de cenizas humanas que perduran en Majdanek. La entrada por el portón arqueado de Birkenau, que sigue en pie, por donde millones entraron y no salieron; la caminata por los rieles de los ferrocarriles, por donde marcharon vagones llenos de vida; decir kadish en hebreo sobre las ruinas de los crematorios donde familias enteras partieron desnudos hacia la eternidad.

Compartimos algunas imágenes del acto que se realizó en nuestra escuela

 

 

 
Fecha: 3/4/2018 | Creado por: Carolina
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: tradición judía, historia judia, Israel, Almagro, educación judía, holocausto
Comentarios (están moderados, aparecerán luego de ser aprobados)