Como cada año, al ritmo de la música y rodeados de colores, celebramos Purim en nuestra Escuela. En este ciclo lectivo, algunos estudiantes lo conmemoraron dentro de las aulas, otros desde sus casas en las clases virtuales y los más osados sacaron a relucir sus mejores disfraces.

Para comenzar el día, los chicos y chicas de Primaria ingresaron desfilando sus atuendos especiales para la fecha: superhéroes y superheroínas, futbolistas, princesas, médicos, médicas, enfermeros y enfermeras llegaron a clase con mucha energía y ganas de aprender.

Al ritmo de las risas, también entraron los alumnos y alumnas de Secundaria con sus vinchas y máscaras, para así dar inicio a una jornada repleta de felicidad.

Empezamos contando la historia de la festividad y repartiendo Mishloaj Manot (cestas de comida y bebida). La mitzvá (precepto) de Purim indica compartirlo con amigos y amigas, e intercambiar regalos entre compañeros. Para respetar los protocolos, en este caso los docentes fueron quienes los entregaron sanitizados, con la condición de abrirlos únicamente cuando volvieran a sus hogares y disfrutarlos con sus familias.

Cabe recordar que ser solidario es una responsabilidad durante todo el año, pero en esta fiesta es una mitzvá especial ayudar a quienes más lo necesitan. Por eso, también hicimos hincapié en la tzedaká.

Por otro lado, docentes de Primaria de ambas sedes guionaron e interpretaron a los personajes de una fotonovela con el relato de Purim. En los diferentes cursos tuvimos la oportunidad de disfrutar de esta hermosa producción y estudiar en mayor profundidad la historia de esta conmemoración.

 

Más tarde, la celebración nos llevó hacia otro de los preceptos más importantes: la lectura de Meguilat Ester (relato que cuenta cómo la reina Ester, siguiendo los consejos de su tío Mordejai, mantuvo oculta su identidad judía en el palacio de Ajashverosh, logrando convencer al rey persa de no ejecutar el plan de Hamán y salvando así a su pueblo). Invitamos a todos los presentes a escuchar la narración con atención y hacer mucho ruido con los raashanim -matracas- cada vez que se pronunciara el nombre de Hamán.

De esta manera, el festejo más colorido dibujó una sonrisa en cada uno de nuestros alumnos y alumnas. ¡Que la alegría de Purim continúe durante todo el año!

Fecha: 2/3/2021 | Creado por: Agustina Mariana
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: novedades, ort