La Historia Oral es una metodología específica de las Ciencias Sociales que se concentra en indagar las experiencias directas de la vida de las personas para comprender procesos y acontecimientos sociohistóricos. Con este enfoque y habiendo trabajado en clase con la profesora Laura Benadiba, los estudiantes de 2do. Año de sede Almagro la pusieron en práctica junto a 5to. año de Humanidades, en una charla con Francesc Orella, protagonista de la serie española Merlí.

La charla comenzó con preguntas de los chicos y chicas referidas a la adolescencia del invitado, con relación al acontecer político de España, temática que expresó que le interesa: “A la edad que tienen los alumnos y alumnas en Merlí, a los 16 años, me empecé a interesar en la política. En ese momento de la vida el cerebro es una esponja y yo tuve la suerte de hacer un curso preuniversitario que era muy progresista para la época. Me cambiaron muchas perspectivas y hasta me dieron la afición por el cine como espectador”, nos contó.

Sin embargo, aclaró que hasta los 21 no se dedicó profesionalmente a la actuación. “Es una profesión en la que el trabajo llama al trabajo; más te ven y más te contratan. Hay que arrancar desde abajo para estar alguna vez en la cima”, nos dijo.

En esta línea, se refirió a la popularidad que genera aparecer en televisión. “Siempre les digo a los jóvenes actores que la fama no es ningún objetivo. Puede ocurrir o no. Es lógico que si un proyecto triunfa y gusta, la gente te conozca. Es un efecto colateral. Lo único que hace es aumentar el ego, y los actores ya tenemos suficiente”, afirmó. Y agregó un consejo para los estudiantes: “Ser famoso no tiene mucho valor, lo importante es ser comprometido y evolucionar”.

A continuación, le preguntamos sobre la serie que tomó tanta notoriedad en los últimos años y logró cautivar público de todo el mundo. “No me esperaba la dimensión que tomó Merlí, es una producción autóctona catalana que cruzó el charco y llegó a miles de países. Lo considero una responsabilidad, porque es una historia distinta. No es solo ficción de entretenimiento, tiene valores pedagógicos y humanos. Generó consecuencias a nivel social, de enseñanza y educación”, expresó con orgullo. “A veces se olvidan de que soy solo un actor y esperan que yo sea igual a Merlí todo el tiempo”, bromeó.

Tras su comentario, le consultamos si encuentra similitudes con el protagonista de la serie en cuanto a su pensamiento y forma de ser. “Comparto el interés político y la preocupación por la ecología y la realidad social del mundo, entre otras cosas. Soy una persona inquieta, soy crítico sobre la sociedad y el planeta. Me importa y comparto con Merlí el hecho de hacer tomar conciencia a familias y alumnos sobre los problemas que producen los fenómenos sociales en la época en la que vivimos, por eso se me hizo fácil interpretar al personaje”, detalló.

Por otro lado, aprovechamos la oportunidad para hablar sobre su profesión y, más específicamente, el arte. “No concibo un mundo sin arte. Sus múltiples manifestaciones y expresiones son esenciales en la formación del hombre”, respondió. Y sumó: “Todo lo que alimente al espíritu y el alma te forma como persona y te da la capacidad de empatizar con otros seres humanos. Ilumina y evoluciona la mente”.

A modo de cierre, aconsejó a los estudiantes a ser críticos y observadores. “Cuestionen todo, háganse preguntas que no tengan fácil respuesta. En pocas palabras, sean elementos activos y no pasivos”, concluyó, entre una ronda de aplausos y agradecimientos.

Fecha: 24/9/2020 | Creado por: Brenda
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: novedades, ort