Los chicos de 5to. año recibieron a la escritora Selva Almada, autora de crónicas no ficcionales que habían leído previamente, entre ellas su novela Chicas muertas (2014) - en la que relata la historia de tres mujeres asesinadas - y su libro de cuentos El desapego es una manera de querernos (2000). El encuentro fue organizado por el Área de Lengua para continuar con las actividades del Programa de Educación Sexual Integral, con el objetivo de dialogar sobre lo leído y reflexionar sobre la manera de abordar cuestiones de género.

Desde un principio, los alumnos demostraron su interés realizando una multiplicidad de preguntas. Sobre la novela, Almada relató que los casos ya habían pasado al olvido incluso en los pueblos donde ocurrieron. Andrea, Sarita y María Luisa son muertas sin justicia en una época en la cual, además, el concepto de femicidio no existía. "No creo que un libro sirva para reparar la muerte o la falta de justicia, pero sí me parecía importante que en algún lugar quede un registro de esas vidas", afirma Almada sobre la decisión de escribir Chicas muertas.

A partir del interrogante de una alumna sobre la reconstrucción de las historias, Almada explicó el proceso de investigación que tuvo que realizar, los obstáculos que atravesó y la importancia de recurrir a diversas fuentes, voces y perspectivas. En ese sentido, mencionó la oportunidad de acceder a los expedientes judiciales, dado que son documentos fieles sobre peritajes y testimonios que permitían comparar y constatar los relatos de sus entrevistados. Asimismo, charló sobre la repercusión de su obra en el exterior, ya que fue traducida al portugués para ser vendida en Brasil y Portugal, pero en el país americano tuvo mucho más éxito dado que la tasa de femicidios es mayor que en el europeo.

Llevando la charla hacia su experiencia profesional, Selva Almada consideró que se debe pensar a los géneros literarios de manera más flexible, haciendo de las obras producciones híbridas si es necesario. “La idea de un cuento puede surgir de algo que pasó en la realidad, pero que el escritor lo vuelve ficción”, afirmó al respecto. “¿Qué te inspira para escribir?”, preguntó una alumna. A lo que respondió: “Los estímulos vienen de distintas cosas, de distintos lugares. Muchas veces de cosas que escucho que la gente cuenta, otras de cosas que leo y que la curiosidad me lleva a investigar”.

Para concluir, se le consultó si busca transmitir algún mensaje con su trabajo. Al respecto, Almada opinó: “No creo que deba ser la intención del autor dejar un mensaje, porque cuando está, se nota y muchas veces aleja al lector. Sin embargo, cuando escribo, no puedo dejar de ser quien soy”, concluyó. Con un gran aplauso, el encuentro llegó a fin y los alumnos agradecieron a la autora entrerriana haberles brindado la oportunidad de intercambiar conocimiento.

 

 

 

Fecha: 1/11/2019 | Creado por: Agustina Mariana
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: novedades, ort