Como parte del proyecto solidario Causa-Efecto, los alumnos recibieron la visita de Javier Labake -director de la Escuela Profesional de la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Afines de la República Argentina (APPYCE)- y el chef Mateo Kawaguchi.

APPYCE se destaca por ser una asociación sin fines de lucro que trabaja activamente para la inclusión laboral. De esta forma, le dio un espacio de aprendizaje y motivación a Mateo Kawaguchi, un chef con síndrome de down que rompió records con premios internacionales, que se acercó a nuestra institución y compartió su experiencia con los estudiantes.

Para comenzar la actividad, Mateo se presentó con su carisma que siempre lo acompaña. Entre sonrisas, puso manos a la obra y, mientras amasaba pizzas para todos, contó cómo conoció a Labake y a la asociación.

“Nos cruzamos por primera vez hace cinco años en el Instituto Infancias, una escuela para niños y adolescentes con dificultades de aprendizaje”, narraron a la par. “Mi mamá le preguntó si yo podía estudiar en APPYCE y Javier me abrió las puertas”, dijo Mateo.

Una vez inscripto, adaptaron ciertas materias para que pueda comprender todo lo necesario: por ejemplo, modificaron algunas palabras por figuras. “Puede tener una dificultad para leer de corrido, pero jamás para aprender”, aseguró el director de la institución.

Como premio por su enorme mérito, Mateo fue elegido para viajar a Italia, al Campeonato Mundial de la Pizza, donde compitió contra otros 700 profesionales. Para orgullo personal y de todos sus compañeros, logró sobresalir como el cuarto mejor del mundo en la categoría in teglia (al molde).

“Se trata del puesto más alto al que llegó un argentino en la historia del concurso”, dijo Labake. Y agregó: “Pero eso no es todo, en 30 años nunca había participado alguien con discapacidad”, expresó.

Así, Mateo logró romper con barreras propias y ajenas. Tras su experiencia, muchas personas con discapacidades se animaron a formar parte del certamen.

“No tenemos que discriminar a nadie por tener cualquier tipo de discapacidad, somos todos pares”, afirmó Labake.

Hoy en día, a los 24 años, Mateo continúa sus estudios de cocina, luego de recibirse de panadero y pizzero. Además, trabaja en una pizzería y, como si fuera poco, tiene un emprendimiento propio llamado Los Perejiles, junto a cuatro compañeros con síndrome de down.

Antes de finalizar: ¡pizzas para todos y mucha diversión!

La actividad contribuyó con la misión de derribar mitos y promover la inclusión que lleva adelante el proyecto solidario de nuestra Escuela, una iniciativa del Programa Curricular de Aprendizaje y Servicio Solidario que busca transformar la realidad ayudando a distintas comunidades y complementando lo trabajado en el aula con la resolución de necesidades concretas.

Fecha: 9/8/2019 | Creado por: Brenda
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: novedades, ort