“¡Esto está tremendo!”, exclamó Julián mientras ingresaba al cuarto oscuro, una de las propuestas que más llamó la atención en PlayQuímica 2018. Durante la muestra, que se llevó a cabo el 9 y 10 de octubre en sede Almagro, los alumnos de 7mo., 1ro. y 2do. año tuvieron la oportunidad de vivir la química y la biotecnología desde el juego. Mediante estaciones interactivas, los chicos de 3ro., 4to. y 6to. año de la especialización Química invitaron a los interesados a ponerse en el rol de un científico y experimentar.

“La medusa Aequorea Victoria posee una proteína llamada GFP que emite fluorescencia en la zona verde del espectro visible. Como parte de un trabajo práctico en la materia Laboratorio, introducimos la información genética responsable de la fluorescencia en una bacteria. Luego, dejamos que se reprodujera y obtuvimos millones en un cultivo con el que podemos dibujar distintas pistas. ¿Podrán encontrarlas?”, desafió a los visitantes una de las jóvenes encargadas de llevar adelante el recorrido por el cuarto oscuro.  

A  pocos metros de allí, Germán y Natalia tentaban a los asistentes con ricos helados de chocolate y vainilla, preparados con nitrógeno líquido. “La idea es mostrar cómo el cambio de temperatura de este gas produce una textura espumosa, generando de manera instantánea este postre”, contaron los estudiantes mientras batían con energía.

Otra de las paradas obligatorias fue el puesto de pochoclos, donde se hizo foco en cómo el agua es clave en su proceso de elaboración, produciéndose la gelatinización del almidón. “Nos parece una muy linda actividad para que los estudiantes puedan acercarse a la química desde otro lugar y entender qué es lo que hacemos en la especialización”, aseguraron Lara y Ezequiel, ambos de 3er. año.

Durante la visita los chicos tuvieron la oportunidad de aprender sobre temas que desconocían, además encontraron nuevas formas de ver la realidad y comprender cuestiones de la vida diaria. “Se trata de una espacio para charlar, divertirse y conocer más sobre esta disciplina apasionante”, manifestaron Irina y Michelle, al tiempo que introducían en un recipiente agua, aceite y miel con el objetivo de comparar densidades.

“Yo estaba indecisa con la orientación que iba a seguir, pero haber venido me sirvió para darme cuenta de que esto es lo que realmente me gusta”, expresó Sol, muy entusiasmada. A su lado, Valentina confesó que la experiencia le resultó sumamente enriquecedora y muy útil para evaluar sus próximos pasos dentro de la escuela.

Un divertido show de magia fue el broche de oro perfecto para una nueva edición de PlayQuímica. “Estamos muy contentos con las repercusiones obtenidas. El propósito de esta actividad es que los chicos puedan darse cuenta de que la química está en todas partes. Acá pueden tocarla, olerla, verla y saborearla. Lo que buscamos es despertar su curiosidad a través de fenómenos sencillos, ayudándolos a relacionarlos con hechos cotidianos y fomentando la experimentación”, concluyó Abelardo Sztrum, director de la especialización.  

Fecha: 12/10/2018 | Creado por: Julieta
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: