TP de Tamara Blustein ante el Museo de Anna Frank

La enseñanza del holocausto: Desafíos en el presente

Trabajo Final de Tamara Blustein:

 

Testimonios y transmisión de la Shoá

¿Cómo explicarle a un niño o a una niña en una guerra que sus padres o los adultos que los rodean no son los superhéroes que los van a defender de todos los males? ¿Cómo sacarles esas imágenes, olores, colores, sonidos sin asociarlos con las atrocidades que han vivido? ¿Cómo mostrarles que la vida es una gran hoja blanca con algunos puntos negros y que sólo transmitiendo lo sucedido para que no vuelva a pasar lograremos ver la hoja blanca llena de sensaciones y experiencia y dejaremos a esos puntos negros como momentos de pausa y reflexión?

 

Las historias de la Shoá nos han enseñado muchas cosas a lo largo de estos años: historias, relatos, anécdotas y recuerdos. Me gusta pensar en historias para referir a los testimonios y relatos de cada una de las personas que atravesaron el horror. Relatos singulares y desgarradores de pérdidas y superación. 

Quien tuvo el honor de escuchar a un/a sobreviviente en primera persona sabe que la transmisión, más allá de la descripción de sucesos, viene cargada de emoción y nos permite empatizar desde el afecto, recordando la historia de una manera única. Lamentablemente, los sobrevivientes que nos siguen acompañando son cada vez menos y por eso es fundamental que la transmisión sea un aspecto a trabajar con los jóvenes de hoy en día. Esta actividad está pensada para estudiantes de escuela secundaria y el objetivo es que los estudiantes sean conscientes de esta situación y se impliquen con las historias de manera tal que las puedan transmitir. Está pensada para desarrollarse con alumnos de la escuela ORT, lugar en el que trabajo hace 28 años e institución comprometida con la temática.

 

El testimonio de Aída Jurkiewicz Ender transmite la enseñanza de seguir adelante más allá de las adversidades que se presenten, aún en las peores circunstancias de la vida. El desafío de transmitir la historia para que no vuelva a suceder, el reto de construir sobre aquello que los nazis quisieron tirar, destruir y borrar del mapa. Aída nos enseña a “transformar la tragedia en motivo de vida. Lo que hacemos es sostener una filosofía que privilegia la vida y le da sentido, orientamos nuestro esfuerzo a contar y transmitir, a veces hasta con alegría, lo que hemos aprendido.” Es por esto que esta actividad se propondrá articular la importancia de la transmisión con el testimonio de Aída y otros materiales visuales. 

Para comenzar la actividad se propondrá a los estudiantes que caminen de manera aleatoria y al sonar el silbato deberán encontrarse con otro y contarle algunos detalles de su historia (quién es, dónde vive, qué le gusta hacer y qué lo hace único) en 1 minuto. Luego de esto se espera que los participantes de la actividad conozcan un poco más sobre los presentes. Este momento lo retomaremos al final de la propuesta.

Actividad 1

De a pequeños grupos se les entregarán fotos tapadas con cinta y pintura, de manera tal que tengan que “rasparlas” para poder ver la imagen debajo, la cual mostrará niños de antes, durante y después de la Shoá. Se les pedirá que respondan imaginando: ¿quiénes son? ¿qué hacen? ¿cómo se relacionan? ¿dónde están? ¿por qué están ahí?. Luego invitaremos a compartir respuestas y debatirlas. Se preguntará: ¿Fue simple llegar a ver esta imagen? ¿Qué desafíos se presentan a la hora de conocer una historia? 

Se buscará cuestionar preconceptos y sembrar la pregunta acerca de las historias que conocemos sobre la Shoá. 

Actividad 2

Se presentarán algunos fragmentos de la historia de Aída. Se les pedirá a los estudiantes que mediante la herramienta digital “Mentimiter” conformen una nube de palabras con lo primero que se les viene a la mente o aquello que les resuene en ese momento; pueden usar palabras, sentimientos, emociones... Nos preguntaremos ¿es aquello que la historia nos hace sentir lo que hace a una historia triste o feliz, o depende de lo que opina la persona que lo cuenta? ¿Puedo transmitir la misma historia que contó otra persona? ¿Por qué se deben transmitir las historias de la Shoá?

Se nos presenta un obstáculo silencioso: la indiferencia. Sólo podrá ser vencida si cada uno de los presentes renueva su compromiso con la historia y con la transmisión de la misma. Se presentará la frase de Elie Wiesel: “Todo aquel que oye a un testigo se convierte en testigo”.

Actividad 3 

Aída enseña en su testimonio: “La memoria de la Shoá está viva, es cambiante y nos invita a diálogos constantes. No es una figura abstracta, es una realidad con la que convivimos a diario en nuestras historias personales y en los testimonios de los sobrevivientes, que abren puertas insospechadas y nos estimulan a seguir pensando”.

Les preguntaremos a los estudiantes: ¿por qué creen que los testimonios de la Shoá son difíciles de seguir transmitiendo? ¿qué se puede facilitar para conocer más acerca de las historias de los sobrevivientes y sus enseñanzas? ¿Cómo mantener viva la historia de la Shoá y traer las enseñanzas y aprendizajes al presente?

Propondremos que ellos mismos puedan transmitir alguna historia de la Shoá a través de Twitter o Instagram, como si estuviesen escribiendo por la persona sobre la cual están leyendo. Se les irán dando fragmentos cronológicos de la historia de un sobreviviente y se les pedirá que la compartan como si ellos fuesen esa persona, en el formato de la red social elegida. 

Proponer una transmisión de los testimonios mediante una herramienta actual impondrá el desafío de rescatar una historia que el pasado quiso borrar; y ser protagonistas de la transmisión exige hacer propio el relato que parece alejado en el tiempo. Para cerrar este espacio, compartiremos otra frase del testimonio de Aída “Si las personas anónimas y comunes abandonan la comodidad de sus vidas y acuden voluntariamente en ayuda de los

desvalidos y necesitados, es posible que el ‘NUNCA MÁS’ sea para siempre y conduzca

alguna vez a un destino de justicia y dignidad.”. Aída nos enseña acerca de la responsabilidad de implicarse. Una de las acepciones de la definición de implicar es “Llevar consigo o significar algo” y eso es lo que se espera que se empiece a trabajar con esta actividad: la posibilidad de llevarse algo, significarlo, hacerlo propio y reproducirlo. Transmitir desde el dolor pero también desde la esperanza, transmitir los hechos y las emociones, transmitir con imágenes visuales y mentales. Para eso les proponemos que usen una de las siguientes herramientas digitales para hacer sus presentaciones:  genialy, o powerpoint o canva y que puedan expresar cómo creen que podrían transmitir lo sucedido en la Shoá, a quién/es, porqué y para qué.

Luego, todas sus presentaciones serán compartidas con el campus virtual de la escuela ORT.

Cierre

Retomaremos el ejercicio del comienzo para debatir al respecto: ¿Pudieron conocer realmente a las personas con las que hablaron? Podríamos pensar que con tan poco tiempo y tan pocas preguntas no se puede conocer del todo a una persona: no sabemos sus deseos, sus frustraciones, sus gustos, sus anécdotas. Pero hay algo que sí sabemos y es que hay algo que a esa persona la hace única. Al igual que en este ejercicio, conocer e interiorizarse con las historias de la Shoá requiere tiempo y predisposición a hacerlo. Cada una de las historias es singular y fue transitada de manera única por la persona que la vivió, sin embargo, cada historia tiene un valor enorme respecto a lo que hoy día nos puede enseñar. Aída nos enseña acerca de la importancia de apostar a la vida, a renunciar a discursos de odio y a involucrarse proactivamente en que esto no suceda más. Como dijo Mónica Davidowicz, sobreviviente de la Shoá, respecto de la transmisión. “No es una tarea fácil pero sí es la única”.

 

Bibliografía

Testimonio de Aída Jurkiewicz Ender en primera persona:

https://drive.google.com/drive/folders/1FGbIryNBsafNlPLp7dbYpNqcK7HKTTdY?usp=sharing

Biogrfía del escritor Elie Wiesel:

https://es.wikipedia.org/wiki/Elie_Wiesel

 

 

 

Fecha: 30/6/2021 | Creado por: Tamara Edith