Tema: metamorfosis

 

Hoy festejo mi cumpleaños. Mañana cumplo 18 años pero lo festejo hoy a la noche y a las doce soplo las velitas. Creo que en un dia como hoy tendría que estar saltando de la felicidad, pero en realidad es todo lo contrario, no tengo nada para festejar.

Desde afuera las personas creen que mi vida parece perfecta, que tengo una vida feliz, siempre me ven rodeada de amigos y amigas, cualquier lugar a donde vaya siempre estoy con alguien, nunca sola. Fuera de mi vida social parece que tengo una familia que me ama y me apoya siempre y que en el colegio secundario mis notas no son nada malas.

Sin embargo, la única que cree que mi vida no es perfecta soy yo. La pura realidad es que nadie me conoce y sabe nada de mi vida. Nadie sabe que tengo que ir tres veces por semana a profesor particular, quien es el que me explica todos los temas una y otra vez hasta entenderlos, creo que sin él mis notas serían un desastre. Mis papás creen que no sé nada, pero la verdad es que es imposible no darse cuenta de que algo anda mal entre ellos dos y lo que más me molesta es que me lo quieran ocultar como si fuese una nena de tres años, cuando en realidad ya tengo casi dieciocho. Y por otro lado es tan “mis amigas” que cada vez es más claro que nuestra relación es pura falsedad, a medida que pasaron los años nuestra amistad se fue deteriorando cada vez más.

Hasta hace menos de un año yo no era capaz de darme cuenta de esta situación. Y hoy, por más de que mi vida parece envidiable, tengo que decir que estoy cansada, cansada de tener que fingir todo el tiempo.

Mientras me preparaba y elegía la ropa para el festejo estos pensamientos me invadieron y por más que haya intentado retener las lágrimas no pude más y me largué a llorar. Aunque fue poco el tiempo de mi llanto, alcanzó para que mi maquillaje se corriera, así que tuve que empezar de cero.

A eso de las diez y media la gente empezó a llegar. Había invitado como a cincuenta personas, la mayoría llegaba con regalos y el resto me decía que me lo daría después. El cumpleaños se fue desarrollando de la mejor manera posible. Cuando fueron las doce todos me cantaron el feliz cumpleaños, en ese momento, donde me vi rodeada, de personas que no eran nada para mi vida y que todo este tiempo no lo había querido ver. Me sentía encerrada, cansada de ese mundo de mentira que me había creado. Entonces en el momento en que tuve que pedir los deseos, lo único que pedí fue poder escapar, de esta realidad a la cual no pertenencía, poder ser libre.

Luego de que todas las personas se fueron, me quedé ordenando un poco, con la ayuda de mis papás. Cuando terminamos, me dieron un gran abrazo, desearon un muy feliz cumpleaños y yo les dije lo mucho que los amaba a pesar de todo, la verdad es que fue un lindo momento, luego nos fuimos cada uno a nuestros cuartos a descansar.

A la mañana siguiente, al despertarme, noté que estaba en el piso, me pareció tan extraño, además mi cuarto parecía mucho más grande de lo normal, me sentia muy rara, sentía que algo me faltaba y de repente vi que no tenía dedos sino garras; cuando quise gritar del susto, lo único que salió de mi garganta fue un gorjeo, no podía entender lo que pasaba conmigo; cuando mire hacia mi cama vi que yo aun seguía ahí durmiendo, en ese momento, entré en pánico, no sabía qué podía hacer. Luego de muchas horas, traté de encontrarle una causa a esto y lo más coherente que se me ocurrió fue que todo esto era un sueño y es por ello que intenté volver a dormir.

En un momento (media entre dormida) escuché la voz de mi papá; entro en mi cuarto, supuse que venía a despertarme. Entonces cuando entro en mi cuarto (abrí los ojos y me di cuenta de que seguía estando igual que antes de volver a dormirme) vi a mi padre con una cara de asombro que nunca antes había visto en él, se empezó a preguntar en voz alta comó había entrado un pájaro a mi cuarto si la persiana estaba baja y no había ningún otro lugar por el que podía entrar. Al instante subió la persiana y me empezó a empujar para que pudiera abandonar la habítación.

De un momento a otro, me encontré volando (o algo parecido a ello) desdes el piso de mi habitación hacia la ventana,cuando ya estaba casi afuera de mi habitación veo que mi cuerpo (el que estaba en la cama) se empezó a mover y llegue a notar que esta me había despertado.

Mientras volaba, pude ver un techito en el cual decidí parar. Desde alli se podia ver casi toda la ciudad, ese momento fue increíble, sentía que el mundo era mío, que tenía el control de todo. Me sentía feliz, sin embargo seguía sin entender la situación, ¿esto era un sueño? ¿mi deseo se había hecho realidad?

Fecha: 1/11/2017 | Creado por: Luciana
Etiquetas: Lengua y Literatura, 2doC, 2017, trabajos de escritura
Comentarios (están moderados, aparecerán luego de ser aprobados)