Tema: Metamorfosis

Varado pero vivo

 

Como todos los lunes, vuelvo a la rutina, parece superfluo hacer siempre lo mismo sin objetivo alguno. Soy un contador, pero a los que no les gusta su trabajo, simplemente lo hago por herencia familiar, la cual creo que no tiene ningún sentido. Todas las mañanas camino por la calle Corrientes hasta llegar a la 9 de Julio y doblar a la derecha. Al llegar al obelisco, antes de doblar hacia mi dirección, me lo quedo mirando, sintiendo un cierto retroceso hacia épocas pasadas, cuales recuerdo con mucho cariño. Estas épocas de las que hablo, más bien refiriéndose a experiencias que viví, son recuerdos de mi adolescencia, porque mi diversion era inmensa, más de la que cualquiera se puede imaginar. Esa etapa de mi vida, cuando mis amigos y familia me querían, yo la llamo “mes meilleurs moments”, mis mejores momentos. Pero un día, exactamente el 11 de diciembre de 1989, cuando terminé la secundaria, fue cuando entre en depresión. Sentía que la gente que me rodeaba ya no me quería, aunque yo los seguía queriendo y deseando cosas buenas para ellos, pero al parecer todo lo que hacía por ellos era algo nimio. Por estas razones, decidí hacer mi vida, aunque no pude despegarme del negocio familiar, porque me iba a quedar varado. Volviendo a la rutina, hoy siento que un tipo de transformación física me está ocurriendo. Es algo extraño, siento que mi cuerpo se endurece y que mis brazos se multiplican. Estoy en la vereda de enfrente del obelisco, mirando y recordando mis mejores momentos. Prometo que hoy es diferente a otros días, siento que la espera y que mi reacción van a tardar y no sé cómo proceder. A pesar de esto, estoy empezando a reaccionar, a cobrar vida nuevamente, con ganas de ayudar y volver a querer a mis amigos y familiares, pero de una forma distinta, en la cual yo les pueda brindar algo vital, que ellos necesiten sin falta. Lo hare aunque sin que ellos se enteraran. Hasta puede ocasionar no verlos nunca más. Con mi nueva “personalidad”, que posiblemente nos llegará a hacer más felices, llego a la conclusión de que nunca más los podré ver, pero sé que les brindaré algo importante, algo muy importante, lo que yo llamo “el aire de la vida”, lo que cada día, sin darnos cuenta, algo varado pero con vida les da esto tan fundamental. Yahora sí, ya sin medios para moverme, me despido, sabiendo que por largos años les seguire dando, “el aire de la vida”.

Fecha: 30/10/2017 | Creado por: Dylan
Etiquetas: trabajos de escritura, 2017, 2doC, Lengua y Literatura