Apuntes sobre un actor social central en el período que estudiamos.

El gaucho fue un sujeto social que habitó, principalmente, las zonas de campiña de Argentina, Uruguay y el sur de Brasil, entre el siglo XVIII y el siglo XIX. Su ocupación consistía en el manejo de los ganados y caballos. Dadas las condiciones en que se desarrollaba la ganadería en la época, el gaucho solía trasladarse de un lugar a otro sin una residencia fija. Los gauchos participaron activamente en diferentes enfrentamientos bélicos pre-independentistas e independentistas. 

La participación en las guerras civiles de independencia visibilizó políticamente al gaucho y su figura fue utilizada por los diferentes letrados patriotas de la época como una figura propiamente americana frente a la identidad de la colonia española.

El 1806, Mariano Moreno escribió a propósito de unas batallas libradas entre la monarquía española y la portuguesa para tomar la Colonia del Sacramento (Uruguay): “Las tres veces anteriores que España atacó y tomó la Colonia [de Sacramento], lo hizo con solo los valientes gauchos de Buenos Aires”. Moreno atribuye estas victorias de España a un sujeto social americano.

No obstante, no fue solo la valentía en combate la única característica atribuida al gaucho. La cultura campestre y la vida errante no eran bien vistas por gran parte de los letrados que habitaban las urbes americanas. A fines del siglo XVIII, un visitador español, Alonso Carrió de la Vandera, escribió sobre los gauchos orientales:

“...se debe rebajar del referido número de vecinos [de Montevideo] muchos holgazanes criollos, a quienes con grandísima propiedad llaman gauderios (...).Mala camisa y peor vestido, procuran encubrir con uno o dos ponchos, de que hacen cama con los sudaderos del caballo, sirviéndoles de almohada la silla.”

Más adelante, continúa refiriéndose a un bacanal (fiesta) en Tucumán:

“...el corto número de colonos se contenta con vivir rústicamente, manteniéndose de un trozo de vaca y bebiendo sus alojas, que hacen muchas veces dentro de los montes, a la sombra de los coposos árboles que producen la algarroba. Allí tienen sus bacanales, dándose cuenta unos gauderios a otros, como a sus campestres cortejos, que al son de la mal encordada y destemplada guitarrilla cantan y se echan unos a otros sus coplas, que más parecen pullas.

Los principios de sus cantos son regularmente concertados,  respecto de su modo bárbaro y grosero, porque llevan sus coplas estudiadas y fabricadas en la cabeza de algún tunante chusco. Cierta tarde que el visitador quiso pasearse a caballo, nos guió con su baqueano a uno de estos montes espesos, a donde estaba una numerosa cuadrilla de gauderios de ambos sexos, y nos advirtió que nos riyéramos con ellos sin tomar partido, por las resultas de algunos bolazos. El visitador, como más baqueano, se acercó el primero a la asamblea, que saludó a su modo, y pidió licencia para descansar un rato a la sombra de aquellos coposos árboles, juntamente con sus compañeros, que venían fatigados del sol. A todos nos recibieron con agrado y con el mate de aloja en la mano. Bebió el visitador de aquella zupia y todos hicimos lo mismo, bajo de su buena fe y crédito. Desocuparon cuatro jayanes un tronco en que estaban sentados, y nos lo cedieron con bizarría. Dos mozas rollizas se estaban columpiando sobre dos lazos fuertemente amarrados a dos gruesos árboles. Otras, hasta completar como doce, se entretenían en exprimir la aloja y proveer los mates y rebanar sandías. Dos o tres hombres se aplicaron a calentar en las brasas unos trozos de carne entre fresca y seca, con algunos caracúes, y finalmente otros procuraban aderezar sus guitarrillas, empalmando las rozadas cuerdas.”

En estos fragmentos, podemos ver otras características atribuidas al gaucho: la vida despreocupada, la holgazanería, el gozo, los modos bárbaros y groseros de sus coplas. En los bacanales gauchos era, también, muy importante la comida y la bebida.

 

Distintos textos que trabajaremos en clase (desde los cielitos y diálogos de Hidalgo hasta algunos cuentos de Borges, pasando por el Martín Fierro) tomarán la figura del gaucho y sus costumbres para revalorizarlas o para denostarlas. En la poesía gauchesca, los letrados harán uso de la voz del gaucho para injuriar al enemigo y denunciar sus abusos. El enemigo irá cambiando según quién sea el autor y el momento histórico en que escriba.

 


 

¿Quién es el gaucho?

En este capítulo de la serie  ¿Dónde está Fierro?  podremos saber más sobre la historia y el rol social del gaucho. 

    

    

Fuente: Conectate.gob.ar
Fecha: 19/4/2016 | Creado por: Martin
Etiquetas: Actividades, 5°, Lengua, 2016