Análisis de "Las puertas del cielo" y lecturas teóricas para acompañar la lectura.

Julio Cortázar (1914-1984) fue un escritor nacido en Bélgica y nacionalizado argentino. Es muy reconocido a nivel mundial por haber escrito algunos de los mejores cuentos fantásticos de la literatura latinoamericana.

“Las puertas del cielo” apareció en Bestiario (1951), un libro de cuentos en el que cada uno muestra distintos “monstruos” de diversas maneras.

 

¿Cómo aparece “lo monstruoso” en “Las puertas del cielo”? 

En algunos cuentos de Cortázar podemos ver un fuerte rechazo a la cultura popular y a la “invasión” de los “cabecitas negras”. Si bien Cortázar era un escritor comprometido con las causas sociales y tenía afinidad con el comunismo (apoyó abiertamente la Revolución Cubana), le pasaba lo mismo que a muchos intelectuales argentinos: le disgustaba el “desborde popular” que favoreció el peronismo (este libro, Bestiario, apareció durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón). En el cuento, entonces, aparece explícitamente este rechazo. Los personajes son, directamente, “monstruos”. De hecho, Cortázar dice:

 

"Un cuento al que le guardo algún cariño, 'Las puertas del cielo', donde se describen aquellos bailes populares del Palermo Palace, es un cuento reaccionario; eso me lo han dicho muchos críticos con cierta razón, porque hago allí una descripción de lo que se llamaban los 'cabecitas negras' en esa época, que es en el fondo muy despectivo; los califico así y hablo incluso de los monstruos, digo 'yo voy de noche ahí a ver llegar los monstruos'. Ese cuento está hecho sin ningún cariño, sin ningún afecto; es una actitud realmente de antiperonista blanco, frente a la invasión de los 'cabecitas negras'". Fuente: URONDO, Francisco; Panorama, “Julio Cortázar: el escritor y sus armas políticas”, 1970, p. 50.

 

La ciudad (el tema de nuestra Unidad 1) aparece aquí como un territorio donde distintos sectores sociales están en lucha: la clase dominante intenta preservar su dominio frente al avance de los sectores populares.

 

Pero hay otro tema importante que no tenemos que perder de vista. Aparece al final, con un detalle que tiene que ver con el concepto de cuento fantástico que caracteriza a Cortázar.

 

Cortázar y la literatura fantástica:

Como sucede con gran parte de los cuentos de Cortázar, para leer “Las puertas del cielo” se hace imprescindible detenerse en su concepción de lo fantástico. Lo fantástico es, para el autor, aquello que surge en la realidad cotidiana a través de un estado de excepción, sin que se produzca una modificación espectacular de las cosas, y que genera distintos modos de reacción (a menudo reaccionan con naturalidad) en los protagonistas de los episodios siniestros, y la sensación de incertidumbre en el lector. De este modo, el inicial orden que caracteriza a los relatos de Cortázar, la realidad trivial y familiar, suele verse interrumpido y modificado por la introducción de un elemento extraño que sorprende más al lector que a los personajes. En otras palabras, el mundo que se representa  en sus cuentos es el concreto y  familiar, es decir, el del barrio y sus habitantes. Súbitamente, en ese orden cotidiano ingresa algo extraño que produce un desacomodo en los personajes. Estos, no obstante, intentan amoldarse a lo que ocurre, pero nunca lo logran. Sobreviene, entonces, el final que siempre inquieta e impacta al lector, y da lugar a múltiples posibilidades de interpretación.

 

Otros puntos para analizar:

- La referencia a la Divina Comedia (la obra de Dante Alighieri que narra un viaje por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso) le sirve a Cortázar para describir el desorden y el encierro del Santa Fe Palace, donde todo lo que sucede le resulta ajeno y monstruoso al narrador. Pero también le sirve para describir la relación de los personajes: Celina, la amada fallecida que está en su "paraíso" (porque siempre había amado bailar y Mauro la había distanciado de ese mundo); Mauro, el enamorado extraviado; y Marcelo Hardoy, el guía, como Virgilio. "Las puertas del cielo" se ubican en este cuento en el centro del infierno, porque lo que es infernal para Marcelo, es paradisíaco para Celina.

- El "desborde popular" y el avance de las clases populares sobre las vidas de las clases privilegiadas aparece en el cuento encapsulado en un espacio concreto, el Santa Fe Palace, y sobre él se despliega esta metáfora infernal. 

- El final rompe con el realismo que caracterizaba el comienzo del relato: ¿era o no Celina? ¿Es una alucinación? ¿Un recuerdo que refuerza la metáfora que Cortázar toma prestada de Dante? No hay una respuesta, de eso se trata el formato de cuento fantástico que él adopta.

 

 



 

 

En su libro El habla de la ideología, Andrés Avellaneda menciona que el análisis de la conexión entre la obra de Cortázar y el contexto político cayó muchas veces en simplificaciones excesivas, sobre todo a partir de declaraciones del propio Cortázar, como la que cité más arriba.

El texto de Andrés Avellaneda prosigue:

 

 

Fecha: 15/3/2021 | Creado por: Melisa Laura
Categoria: material complementario 1
Etiquetas: material complementario, bibliografía