En Rosh Hashaná celebramos la culminación de la Creación del Mundo, que sólo se completó al ser creado el Hombre. Así, es el hombre el que da comienzo a la historia. Cuando el hombre se sostiene, también se sostiene el mundo, cuando él falta el mundo se derrumba. Cada hombre es un mundo pequeño. Los Iamim Noraim nos ofrecen como una valiosa oportunidad de reflexionar, no solo en forma individual sino también grupal, sobre lo actuado en el año que finaliza, para superarnos como personas, y para mejorar nuestros modos de convivencia.

  Estudiaste Bereshit, perek II, ahora te propongo leer con atención Bereshit, perek I.

  En ellos encontraras dos versiones acerca de la Creación

 ¿Cuál es el sentido de que existan dos versiones del mismo relato? 

 Muchos exégetas se ocuparon de responder a este interrogante y las respuestas son 

 variadas…  ¡Veamos algunas de ellas! 

  Leé con atención los siguientes textos que te ayudaran a responder la pregunta planteada   

  “En cuanto a la doble versión en lo que respecta al hombre, según relatos

 del  capítulo I y II, no contradice en absoluto la línea del pensamiento semita...

 La Torá relata dos veces la Creación del Hombre, una vez sintéticamente y

 en líneas generales, como una de las criaturas del mundo material, y otra más

 detallada y larga, en tanto criatura principal del mundo ético."   

                                                               Extraído de Casuto, Libro de Bereshit, pág. 54-58             

 También Rashi y otros exégetas tradicionales interpretaron que el mismo relato

 de la Creación del ser humano aparece, en el perek I, en una versión sintética,

 y en el II, en forma detallada.

  “La Torá nos presenta un Adán en el Génesis 1 y otro Adán en el Génesis 2.

 El primer Adán es un hombre majestuoso que domina y triunfa, y el segundo

 Adán es el solitario hombre de fe, de obediencia y frustración.

 No son dos personas diferentes en confrontación externa tal como un ‘yo’

 se opone a un ‘tú’, sino una sola persona que se encuentra en 

 auto-confrontación.

 Así, en cada uno de nosotros residen dos personas: el creativo y majestuoso

 primer Adán, y el humilde y sumiso segundo Adán. Sus métodos son diferentes, 

 sus modos de pensar, distintos…”         

                                                                     Rabino Joseph Soloveitchik “La soledad del Hombre de fe” 

 “Las primeras palabras que oyera el hombre del perek I de boca de Elohim

 fueron ‘Creced y multiplicaos y llenad la tierra y conquistadla’… Ese es el hombre

 que empezó a cazar animales, a domesticar bestias, a arar el campo y a desviar

 ríos. Ese es el hombre que extrajo cobre y forjó hierro… Por su naturaleza,

 este hombre ve al mundo como un amplio campo de uso y abuso.

 Su éxito económico, técnico y militar afianza su conciencia de que su Dios

 apoya su camino…

 En contraposición con esta tipología dominante “eficiente-activo”, el hombre

 del perek 2 es una criatura mucho más compleja y complicada, solitario.

 Ese hombre, cuando abrió los ojos por primera vez, no vio ante sí verdes

 árboles,  una bella mujer ni muchos animales y bestias mirándolo con ojos

 sumisos, sino sólo cielos vacíos y tierra yerma. Su primera sensación…

 fue el enorme contraste entre el desierto en derredor y el contacto directo

 e íntimo con el Creador, que recién terminaba de amasarlo del polvo y

 de insuflarle hálito de vida. Se hallaba recostado cual bebé en brazos

 de su progenitor… Él lo tomó solitario como se encontraba y lo puso en el

 Gan Eden ’para trabajarlo y para cuidarlo’.

 De modo que su primera vivencia fue el servir a Dios – el cuidado del

 jardín oculto de su Creador. En contraposición con el hombre sociable,

 desarrollista, dominador utilitario del perek 1, un hombre que no es sino el

 animal más fuerte de todos se yergue en el perek 2 en tanto sirviente

 solitario de Elohim…

 … A quien los busque hoy a su alrededor le será arduo identificarlos por

 separado.

 En cada uno de nosotros se debaten hasta hoy en día los dos primeros

 hombres del Tanaj…                                                     ” Meir Shalev “Tanaj Ajshav”

 Respondé en tu carpeta:

  •   ¿Cómo explica Soloveitchik la existencia de “los dos Adanes” en relación con la naturaleza humana?
  •   ¿Reconoces en personas que te rodean, o en vos mismo, esta descripción que hace Soloveitchik?
  •   ¿En qué circunstancias, por ejemplo, se ponen de manifiesto cada uno de los “Adanes”?
  •   ¿Cómo explica Meir Shalev la existencia de “los dos Adanes” en relación con la naturaleza humana?
  •   Meir Shalev afirma que “En cada uno de nosotros se debaten hasta hoy en día los dos primeros hombres del Tanaj…”. ¿Reconocés en personas que te rodean, o en vos mismo, esta  afirmación?   ¿En qué circunstancias, por ejemplo? 
 

  Cuando el hombre se sostiene, también se sostiene el mundo, cuando él falta el mundo se derrumba. Cada hombre es un mundo pequeño.

  Para Pensar y Reflexionar acerca de nuestra responsabilidad en el mundo, te propongo ingresar a este  link  

 

Fecha: 10/9/2017 | Creado por: Elizabeth Penina
Categoria: Conmemoraciones
Etiquetas: 2015, 6ª, Fuentes