En esta actividad trabajaremos la crisis del Imperio Romano.
a) Debatan en grupo qué significa  la palabra crisis  y anoten las conclusiones a las que arribaron.

 b) Busquen  un artículo periodístico, que mencione el concepto crisis.  Expliquen qué significa esa palabra en el contexto del artículo .

c) Ahora lean la siguiente explicación:

¿Qué es una crisis?¿Qué es una transición ?

Una crisis es un período de tiempo, en  el cual se pone en duda la continuación de  una determinada  organización política , institucion,sector social, rumbo  economico,  militar, religioso o cultural..
Lo que hay que destacar es que puede revertirse , es decir volver atrás y superarse.Sin embargo,cuando esa crisis trae aparejados cambios irreversibles,la crisis pasa a ser una  transición. .

 

d) ¿Coincide con las conclusiones a las que llegaron anteriormente? ¿Por qué?.

e) Ahora que ya saben qué es una crisis,les proponemos que analicen los diferentes factores que llevaron a que un Imperio tan poderoso como el romano de Occidente cayera en una crisis que se denominó la crisis del siglo III. Para ello, observen con atención el siguiente material audiovisual  y  anoten la información que aporta, concentrándose en la siguiente pregunta: .¿Qué problemas internos y externos permiten explicar la caída del Imperio Romano de Occidente?

 

La concentración del poder en una persona no terminó con los conflictos. Periódicamente volvieron a estallar rebeliones que afectaban la paz. En el año 235 estalló una crisis que duró medio siglo. La crisis del siglo III; distintos jefes militares, apoyados por ejércitos provinciales, se proclamaron emperadores. Durante esta anarquía militar, las fronteras quedaron desprotegidas y los bárbaros aprovecharon para invadirla. Se consideraba bárbaros a todos los pueblos que no poseían la cultura greco-romana; se incluía dentro de esta definición pueblos tan distintos como los nómades o sedentarios con organización tribal, o a los Estados poderosos como los persas.

                 Tanto los ejércitos enfrentados como los bárbaros saqueaban los territorios que atravesaban, especialmente las ciudades. A todo esto se sumaron rebeliones de esclavos o de gente agobiada por los altos tributos. Finalmente, el emperador Diocleciano triunfó y reunificó temporalmente el Imperio.

                Distintos factores permiten explicar esta crisis. En el siglo II d.C. el Imperio había llegado a  un límite geográfico imposible de superar : al sur el desierto del Sahara ; al norte, tierras boscosas y pantanosas ; al oeste el océano Atlántico ; y al este zonas montañosas pobladas por un Imperio guerrero, los persas sasánidas. La falta de territorios ricos y fáciles de conquistar afectó la producción, la escasez de esclavos y la no obtención de botín determinó que el Estado romano debiera subir los impuestos, lo que provocó rebeliones. Esto motivó la creación de más tropas, que también aumentaron los gastos. Al mismo tiempo, pueblos bárbaros que ya habían asimilado la tecnología  y tácticas guerreras de los romanos, presionaban en las fronteras del norte y del sur. También en el este el Imperio Sasánida (Persia) buscaba expandirse.

                Por otro lado la gran extensión del Imperio hacía lentas las comunicaciones; esto daba gran autonomía a los funcionarios allí instalados. Además los ejércitos de frontera eran reclutados entre la gente del lugar, estableciendo vínculos locales, lo que favorecía las aspiraciones de los funcionarios rebeldes. También la destrucción de las instituciones republicanas hizo que los ciudadanos perdieran participación, abriendo camino a sistemas políticos basados en el control del ejército.

                Toda esta situación, que estalló con la crisis del Siglo III, originó una serie de cambios profundos, que nos permiten hablar de este período como el de la transición entre la sociedad esclavista y la feudal.

                Desde la gran expansión a mediados del siglo -III, el trabajo esclavo fue la base de la economía. Mientras hubo guerras de  conquista el precio de los esclavos fue bajo, lo que justificaba los gastos de vigilancia y reposición, dada su corta vida. La productividad era baja porque maltrataban las herramientas de trabajo, y su abundancia no hacía necesarias las innovaciones tecnológicas para ahorrar trabajadores. Esto cambio desde el siglo II d.C. y principalmente desde el III. Al frenarse las conquistas el precio de los esclavos aumentó. Entonces los latifundistas liberaron a los que tenían, dándoles una parcela de tierra a cambio de una parte de la producción. Apareció así el colonato. Con las guerras civiles  del siglo III y las grandes invasiones del IV, este proceso se aceleró. Muchos campesinos que no podían pagar los impuestos (constantemente en aumento por los gastos del Estado y la falta de botín), cedieron sus tierras a los latifundistas a cambio de poder seguir cultivándolas. Además el Estado, para ahorrar costos, encargó a los latifundistas la recaudación de los impuestos de su territorio; esto les permitió presionar más a los campesinos. Los saqueos de las ciudades, el

corte de las rutas comerciales por las guerras, la gran inflación y la presión fiscal, hicieron que la vida urbana fuera difícil; muchos fueron al campo y se convirtieron en colonos. Se inició así el proceso llamado de ruralización, pues cada territorio empezó a autoabastecerse para no depender de productos que no se sabía cuando podrían llegar, dada la crisis.

                Apareció así una clase de grandes propietarios, que en muchos casos contaban con ejércitos privados para la protección de sus propiedades y colonos. Al mismo tiempo los colonos fueron empeorando su condición, hasta quedar imposibilitados de abandonar la tierra que cultivaban.

                Colonos dependientes, latifundistas armados cada vez más autónomos, ruralización: estos son los elementos sobre los que se conformará la Edad Media.

                Todas estas transformaciones sociales y económicas fueron acompañadas por graves transformaciones políticas. Las invasiones bárbaras del siglo III fueron superadas en gravedad por las del siglo IV. La zona más expuesta fue la occidental. El emperador Teodosio trató de revitalizar la unidad del Imperio apoyándose en el cristianismo. Pero a su muerte éste se dividió entre sus hijos. Esta medida fue permanente: el Oriente formaría el Imperio Bizantino, relativamente estable y que se iría helenizando cada vez más, y el Occidente, inestable políticamente y donde los bárbaros tendrían cada vez más influencia. Finalmente, un militar bárbaro derrocó al emperador de Occidente, desapareciendo el cargo en el 476. El Occidente se fragmentó en numerosos reinos, donde comenzaron a fusionarse los elementos romanos y bárbaros.

 

-¿Qué título le pondrían a los videos? Fundamenten la respuesta.

 

 

Fuente: laura.benadiba
Fecha: 7/9/2019 | Creado por: Marta Beatriz
Categoria: Actividades generales 1°
Etiquetas: ORT, sociales, feudalismo