Con esta actividad intentaremos comprender que es el lenguaje inclusivo

La lengua degenerada  

Responde:

a. Averigua: ¿Qué es el lenguaje inclusivo? (podes encontrar información acá)

b. ¿Qué dice la RAE al respecto?  

c. ¿Cuál es tu opinión sobre la utilización del lenguaje inclusivo teniendo en cuenta las definiciones anteriores? 

d. ¿Tiene sentido hablar con lenguaje inclusivo? ¿por qué?

e. ¿El lenguaje español es machista? por qué ¿puede cambiar? ¿el lenguaje es dinámico o estático?

f. Menciona ejemplos de lenguaje inclusivo y no inclusivo, por ejemplo:

g. ¿Qué podes interpretar de esta frase en relación al lenguaje? conversa en clase al respecto y una desarrolla una respuesta.

"Van dos peces jóvenes nadando juntos y sucede que se encuentran con un pez más viejo que viene en sentido contrario. El pez viejo los saluda con la cabeza y dice: “Buenos días, chicos, ¿cómo está el agua?”. Los dos peces jóvenes nadan un poco más y entonces uno mira al otro y dice: “¿Qué demonios es el agua?”  (David Foster Wallace – This is Water)


Sirvienta, sí; presidenta, no

Lo que es importante destacar además es que, si bien nuestro lenguaje tiene al varón como eje de todo, también son los significados sexistas los que hacen que el machismo impere a la hora de comunicarnos. Desde los insultos hasta palabras que en femenino son peyorativas y en masculino no, tales como yegua o perra (aunque perro a nivel futbolístico también es malo, su femenino es muchísimo peor). También las palabras 'bruja' y 'brujo', (la primera merece un artículo aparte porque les comento un secreto no tan secreto: ellas no eran como nos dijeron los cuentos que eran) en femenino tiene un significado negativo mientras la segunda es positiva y genial. La primera es mala y envenena a Blancanieves porque la envidia por linda, la segunda hace milagros.

Una de las palabras que primero se nos viene a la mente cuando se habla de estas cuestiones es "presidenta". ¿Es correcta? ¿No lo es? ¿No existía porque en la historia no había habido una figura femenina en ese cargo? El licenciado en comunicación y coordinador del programa de estudios de género Facundo Boccardi, lo explica: "La inexistencia del sustantivo femenino 'presidenta', hasta hace poco en nuestros diccionarios, y la eterna existencia del sustantivo femenino 'sirvienta' cuando ambos términos tienen la misma entidad morfológica (provienen del antiguo participio activo del latín: praesidentis y sirvientis) es un claro ejemplo de la configuración de la lengua como un espacio de lucha. En la lengua los roles están distribuidos diferencialmente según el género: sólo recientemente fueron aceptados por la RAE los femeninos de profesiones tales como médico y abogado, mientras que la historia de las formas masculinas parece no tener origen. En cambio en otras designaciones de profesiones tales como maestra, enfermera, secretaria y prostituta la historia de la forma femenina es mucha más larga".

Pero para la traductora Carolina Travesaro, y apoyándose en la Real Academia Española, incluir al femenino en lo general es un error porque, además, de ese modo las frases son más largas. "El desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en masculino y femenino va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüisticas. ¿La lengua española nos parece machista? Luchemos por otro lado, resignifiquemos la palabra 'puta' por ejemplo".

La complejidad del debate nos encuentra con una encrucijada fundante que es ¿cómo se hace para que se modifique? ¿Si cambia nuestra manera de vivir, el lenguaje también? ¿Se puede pensar al lenguaje fuera de la cultura? Boccardi sostiene que una cosa no existe sin la otra: "No separaría la lengua de su uso. Entiendo a la lengua como la sedimentación de su uso, a medida que un sociedad habla y escribe construye su lengua. Por eso las grandes diferencias que hay en este nivel entre las diferentes sociedades que hablan el mismo idioma".

Las mujeres en todas

Entonces, si no podemos separarlos, ¿qué cambia primero? ¿La forma en la que decimos las cosas o las cosas? Para la doctora en Ciencias Sociales de FLACSO e investigadora de relaciones de género, familia y políticas públicas, Eleonor Faur, el lenguaje cambia de acuerdo a las relaciones de poder y capacidad de incidir en la autorización de cuales son los términos que se admiten o no se admiten. "La Real Academia Española tiene una historia machismo fuertísima. No hay mujeres y no estamos representadas en el idioma", agrega Faur y refuerza: "Es que nosotras participábamos mucho menos en el mundo público y eso tenía sentido con la invisibilidad del lenguaje, pero ahora ya no es así. Hoy la mujer es parte activa del mundo público y eso es innegable".

¿Es al final todo una cuestión de poder? "Que una lengua se imponga, que ciertas palabras sean consideradas más adecuadas o más correctas para nombrar algo es una cuestión de quién tiene el mando. La lengua forma parte de esos juegos de poder, la lengua es la arena de lucha entre sectores sociales, entre ideologías. La lengua ha sido uno de los territorios más fértiles para la imposición persistente y la reproducción de las normas patriarcales y es también el lugar donde tenemos que dar la disputa", argumenta Boccardi.

Es que las mujeres estamos cambiándolo todo. Y si bien estas modificaciones vienen también de los espacios de diversidad LGBTQI, para la escritora y licenciada en filosofía, Silvina Giaganti, es el movimiento feminista el que modifica las estructuras de manera contundente. "Creo que el feminismo colaboró mucho con esta interpelación, así como los asuntos de género se están reconsiderando en la mayoría de los ámbitos - en la salud, en la educación, en el trabajo, en la legislación, en la calle - el ámbito del lenguaje no es la excepción. Si ahora la mujer participa del mundo "plenamente" - en el sentido de que prácticamente al menos le quedan pocos ámbitos por perforar - es lógico que esa perforación sea acompañada de la consideración del uso del lenguaje inclusivo, de echar por tierra el masculino singular o plural para universalizar una instancia particular o colectiva recortada", sostiene.

a. Conversa, piensa y responde: ¿qué cambia primero? ¿La forma en la que decimos las cosas o las cosas?. Desarrolla la respuesta ejemplificando y argumentando.

 

Observa las siguientes imágenes y/o frases, luego describe brevemente cada una con un comentario sobre lo que transmite:

1

2

3

4

5

6

 

 

Trabajo final (el trabajo final es INDIVIDUAL)

  • Busca alguna noticia, publicidad, o nota periodística que NO utilice lenguaje inclusivo. Leela y analizala con antención, luego CAMBIA las palabras que correspondan para que el vocabulario SEA INCLUSIVO. Si es una imagen (ya sea una publicidad, propaganda, aviso, folleto) podés intervenir la imagen y mostrar el "antes" y "despues". Lo mismo podes hacer con una nota periodistica.
  • Luego explica en un breve texto si de ese modo logra ser inclusivo tanto el mensaje como el vocabulario, comenta a quien se incluye y a quién se excluye en ambos casos.

 

 


 

Fecha: 14/9/2018 | Creado por: Paula Valeria
Categoria: 3er trimestre