Analizaremos algunas historias de vida ficticias pero que se encuentran enmarcadas un contexto histórico particular de nuestro país. A partir de ellas analizaremos la tipología de derechos y su carácter histórico

Derechos civiles, políticos y sociales

 

Consignas:

 

1.   Leé las historia de Aurelia, Giuseppe y la familia Fernández. Luego respondé las preguntas que aparecen en cada una.

2.   Completá el cuadro que aparece al final de la actividad

3.   ¿Qué relación podes establecer entre los derechos y su carácter histórico?

4.   Redactá por escrito dos ideas generales que puedas concluir en relación a los DERECHOS a partir de los puntos realizados anteriormente.

 

Aurelia

 

PARTE 1.

1928. Aurelia tiene 35 años, pero parece de 50. Sus siete hijos no le dan descanso: lava, plancha, cocina y limpia la casa desde que amanece hasta que se hace de noche. Cuando Ernesto, su marido, llega de la fábrica, está tan cansado que ni siquiera le da un beso. A Aurelia le encanta  escuchar la radio: la prende por la mañana y se deleita cuando escucha a Gardel. Aunque no entiende del todo, hace tiempo que le interesa esto que anda pasando con Hipólito Yrigoyen, el  presidente radical que asumió el gobierno por segunda vez. Yrigoyen está viejo, pero Aurelia tiene esperanzas en él. Le hubiera gustado votarlo, pero es mujer y en este país como en casi todo el mundo las mujeres no pueden  votar.

De vez en cuando, en el almacén, escucha las discusiones de Ramón con los clientes: Ramón es socialista, no le gusta Yrigoyen. Dice que Yrigoyen está en contra de los obreros, que reprimió las huelgas de la Semana Trágica y la Patagonia.

Pero ella no está para nada de acuerdo, cree que Yrigoyen no estaba al tanto de lo que hicieron los militares y los policías de reprimir. Aurelia cree además que a veces los socialistas y los anarquistas se pasan un poco con los reclamos. Pero nunca se animó a contradecir a Ramón, es un gallego calentón que discute y discute.

Las mujeres no saben nada de política”, le repite Ernesto cada vez que ella intenta conversar con él sobre estos temas. “Tiene razón”, termina pensando Aurelia, es que a veces se le da por opinar, y se olvida de que las elecciones y esto de votar presidentes es sólo cosa de hombres.

 

Preguntas:

1. En la época de Aurelia, ¿Los derechos políticos eran universales? Justificá

2. ¿Qué creen que pensaría Aurelia si viniera de visita a nuestra época? ¿Y Ernesto?




C:\Documents and Settings\usuario\Mis documentos\Roberto\Sociologia\Mujer.jpg

PARTE 2.

A principios del siglo XX, las mujeres no eran consideradas ciudadanas. No tenían derechos políticos ya que no podían votar ni ser candidatas para ejercer cargos públicos: no podían ser ni presidentas, ni gobernadoras, ni diputadas; tampoco podían participar de las elecciones para elegir a sus representantes. Estos derechos eran exclusivos de los hombres.

A partir de 1905 las mujeres comienzan a organizarse en grupos que reclaman el derecho al voto femenino. Las principales organizaciones de mujeres de aquella época fueron la Unión Feminista Nacional y la Asociación Pro Derechos de la Mujer, que comienzan a realizar actos de protesta y publicar artículos sobre estos temas. Estas organizaciones contaron con el apoyo del Partido Socialista y el Partido Radical, que a partir de 1911 comenzaron a presentar numerosos proyectos de ley en el Congreso Nacional para lograr la aprobación de los derechos de las mujeres. Pero todos estos proyectos fueron rechazados por la oposición de los partidos conservadores y la Iglesia Católica, que consideraban que las mujeres no tenían los mismos derechos que los hombres.

En 1912 se aprobó la Ley  Sáenz Peña, que permitió las elecciones libres a través del voto secreto,  obligatorio y universal. Pero no era tan universal en realidad… porque todavía votaban sólo los hombres.

En 1920, como modo de protesta, las organizaciones de mujeres realizan una “simulación” de elecciones. Aunque no están autorizadas, ponen urnas y más de 4000 mujeres votan a sus candidatas. Esto es motivo de burla de muchos hombres y de los medios periodísticos, como por ejemplo la Revista  PBT en la caricatura que ilustra este texto.

Pero a pesar de estos problemas, las organizaciones de mujeres siguieron luchando por el derecho al voto. Al llegar el peronismo al gobierno en 1946, el Estado decide apoyar la propuesta. La Comisión “Pro Sufragio Femenino”, dirigida por Eva Perón, realiza importantes campañas por el  voto de la mujer. Recién en 1947 es reconocido el derecho a voto de las mujeres al ser aprobada la  Ley 13.010, apoyada por peronistas y radicales. En las elecciones de 1951, las mujeres argentinas pueden por primera vez ser candidatas y votar.

 

Preguntas:

3. ¿Cuál es el tema central que se está discutiendo en esta historia?

4. ¿Quiénes son los protagonistas de la discusión en este segundo texto?

5. ¿Aparecen el Estado y el Gobierno en algún momento? ¿De qué manera?

6. ¿Cuál es el resultado de esta discusión?

 

Giuseppe (o José)

 

PARTE 1.

1890. Giuseppe (o José, como le dicen por aquí) llegó en barco a Buenos Aires hace sólo dos años. Su Italia estaba en crisis y le habían hablado mucho de las posibilidades que había en América. Al principio le costó acostumbrarse y no fue fácil encontrar trabajo. Finalmente tuvo la suerte de ser empleado por Don Ramírez en una fábrica de pantalones.

Desde hace un año, trabaja durante 12 horas seis o siete días a la semana haciendo el corte de las telas con las cuales luego se hacen los pantalones. Don Ramírez dice que es muy prolijo y que así no se desperdicia la materia prima.

A veces, cuando su patrón está de buen humor o han aumentado las ventas, los deja salir antes para compartir la cena con la familia. En otras ocasiones, el trabajo se extiende hasta el amanecer.

La paga es poca; y hace dos meses les han bajado el salario, dice Ramírez que por problemas en el “comercio internacional”.

Giuseppe está cansado y ya no sabe qué hacer para que le alcance la plata. ¿A quién puede reclamarle? Algunos de sus compañeros están pensando en hacer una huelga para pedir un aumento y una reducción de las horas de trabajo. Giuseppe duda: tiene mujer y le quedan cuatro de los cinco hijos que tuvo. Quedarse sin trabajo en este momento los dejaría nuevamente en la miseria.

 

Preguntas.

1. ¿Existía en este momento algún tipo de norma en relación a las condiciones “dignas” de trabajo?

2. ¿Qué creen que pensaría Giuseppe si viniera de visita a nuestra época? ¿Y Don Ramírez?

 

PARTE 2.

En 1890 no existía en Argentina ninguna ley sobre el trabajo. Las condiciones de trabajo dependían de la relación que existiera entre el empleador y el trabajador. De esta forma, la jornada de trabajo podía durar 12 horas incluyendo sábados y domingos, con salarios que apenas permitían la subsistencia, en algunos trabajos se cobraba incluso en vales que solo se podían cambiar en el almacén de la empresa. Estaba permitido el trabajo de los niños, las condiciones higiénicas de los lugares de trabajo eran deplorables y el descuido de los empleadores aumentaba los accidentes de trabajo. No existía para estos casos ni para los despidos ningún tipo de indemnización. El Estado no intervenía sobre estos  temas.

El 1º de mayo de 1890, los sindicatos (agrupaciones de trabajadores) organizan un acto por el Día del trabajador donde participan miles de personas. Allí deciden presentar un reclamo al Congreso Nacional para que se aprobara una ley que estableciera, entre otros puntos, la jornada de trabajo máxima de 8 horas y el descanso los días domingos.

El Estado no atiende en ese año los reclamos: el Congreso no trata la ley que reclaman los sindicatos y la policía reprime las marchas que realizan los trabajadores. Los empresarios se oponen a los reclamos, solicitando frecuentemente la intervención del Estado para impedirlos por medio de los jueces o la policía.

Los trabajadores, por medio de los sindicatos, seguirán luchando por mejorar las condiciones de trabajo. Y ante la insistencia y las medidas de protesta continuadas, el Estado de a poco comienza a reconocer sus reclamos.  En 1905, se establece la primera ley sobre el trabajo: la Ley 4661, que establece el descanso de los trabajadores los días domingos. En 1929 la Ley 11.544 fija la jornada de trabajo máxima en 8 horas. Desde ese entonces, el Estado estaría encargado de controlar que los empleadores cumplan con ambas normas.  

 

Preguntas:

3. ¿Cuál es el tema central que se está discutiendo en esta historia?

4. ¿Quiénes son los protagonistas de la discusión en este segundo texto?

5. ¿Aparecen el Estado y el Gobierno en algún momento? ¿De qué manera? (recuerden la distinción entre ambos conceptos)

6. ¿Cuál es el resultado de esta discusión?

 

La familia Fernández

 

PARTE 1.

1907. La familia Fernández al fin pudo mudarse. Esa piecita en el conventillo de La Boca queda  cerca del trabajo de Pedro, el padre de la familia, la Carbonería de la calle Brandsen. En la piecita entran los siete: con las cinco camas de los chicos al fondo –dos cuchetas y una individual- y la cama matrimonial al lado de la puerta creen que podrán arreglarse.

Hay un solo baño para las diez familias que comparten el edificio. Y una cocinita, compartida por todos también, en la planta baja. Además hay un patio donde tomar mate y charlar con los vecinos. No está nada mal.

El Sr. Gutiérrez, dueño del inquilinato, ya les avisó que por las noches a veces se acaba el agua caliente y que el mes próximo aumentará el alquiler un 50% por las refacciones que hay que hacer en la terraza y el aumento de impuestos que anunció la Municipalidad.

A veces Gutiérrez se enoja por una pavada. El otro día, por ejemplo, el alemán Helmuth se puso a tocar el acordeón. Estaba lindo, se prendieron los vecinos a cantar y bailar, pero Gutiérrez dijo que esto no podía ser, que quién se cree que es, que no se puede usar el patio para hacer fiestas y le dijo a Helmuth que se tenía que ir del conventillo al otro día temprano. A la mañana, el pobre Helmuth quedó en la calle con mujer y cuatro hijos

Pedro sabe que su salario no le alcanzará para pagar el aumento, pero no quiere preocuparse ahora. Todos están tan ilusionados con la pieza…pero quizás algo hay que hacer.

El jueves le contaron en el trabajo que todos los dueños de conventillos están aumentando los alquileres. En el Conventillo de la Avenida Montes 1455 los inquilinos le dijeron al dueño que no van a pagar ningún aumento. Dicen que la semana que viene hay una reunión de inquilinos en el local de la Federación Obrera en la Calle Salvadores. “Quizás vaya”, piensa Pedro, aunque a Marta, su mujer, mucho no le gusta que se meta en esas cosas.

 

Preguntas.

1. ¿Existía en este momento algún tipo de norma en relación a las condiciones de vida “adecuadas o dignas”?

2. ¿Qué creen que pensarían Pedro y la familia Fernández si vinieran de visita a nuestra época? ¿Y el Sr. Gutiérrez?

 

PARTE 2.

En 1907 una parte importante de la población de la Ciudad de Buenos Aires vivía en conventillos,  que eran edificios donde habitaban muchas familias como inquilinos pagando un alquiler.

Se trataba de familias obreras que disponían de una sola habitación y compartían entre varias  la cocina y el baño. Las condiciones de la vivienda eran malas y los precios de los alquileres eran altos.

La Municipalidadde la Ciudad de Buenos decidió ese año aumentar los impuestos que debían pagar los dueños de las conventillos. Los dueños de los conventillos, para poder pagar esos impuestos, decidieron entonces aumentar los alquileres. Pero los inquilinos no podían en general pagar los alquileres: los sueldos eran bajos y  el aumento muy importante.

Los inquilinos decidieron organizarse. Con la ayuda de las organizaciones de trabajadores (sindicatos) realizaron una “huelga de inquilinos”: no pagaron a los dueños, realizaron marchas, y reclamaron al Estado que impidiera el aumento de los alquileres.

El Estado envió a la policía para impedir las protestas. En algunos casos, los inquilinos lograron un acuerdo con los propietarios de los conventillos para que el aumento de los alquileres no fuera tan alto.

Finalmente, en 1921 el Estado estableció por ley un “congelamiento” de los alquileres, que significó la prohibición a los propietarios de aumentar los valores cobrados a los inquilinos, se trató de una solución momentánea que tuvo vigencia pocos años. En 1946 se creó el Banco Hipotecario Nacional, por medio del cual muchos inquilinos lograron acceder a créditos que les permitieron comprar sus propias viviendas.

 

Preguntas:

 

3. ¿Cuál es el tema central que se está discutiendo en esta historia?

4. ¿Quiénes son los protagonistas de la discusión en este segundo texto?

5. ¿Aparecen el Estado y el Gobierno en algún momento? ¿De qué manera? 

6. ¿Cuál es el resultado de esta discusión?

7. ¿investigá cuál es la cituacion habitacional actual en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires? 


Realizá el siguiente cuadro de doble entrada:

 

Aurelia

(…………………..)

Giuseppe

(…………………..)

Familia Fernández

(…………………..)

Tema de discusión

 

 

 

Tipo de derecho que se problematiza

 

 

 

Protagonistas

 

 

 

Aparición del Estado / Gobierno

 

 

 

Resultado del conflicto

 

 

 

 

Fecha: 27/2/2018 | Creado por: Agustina