En el mes de septiembre se llevó a cabo el noveno viaje solidario llamado “ORT en Ibicuy”. El proyecto, enmarcado en el Programa Curricular de Aprendizaje y Servicio Solidario, creció exponencialmente consiguiendo un récord absoluto y sin precedentes. Este año participaron 90 estudiantes y docentes de nuestra sede de Almagro, trabajando en simultáneo en tres escuelas diferentes de la provincia de Entre Ríos. A los colegios de Villaguay e Ibicuy se sumó el de Médanos.

La planificación requirió de mucho esfuerzo y compromiso por parte de todos. Los estudiantes realizaron diversas capacitaciones técnicas con los educadores para responder a las necesidades edilicias de las escuelas, armaron talleres de higiene, experimentos químicos y trabajaron en torno a la propuesta educativa, basada en la convivencia escolar.

Mediante juegos y diferentes actividades, nuestros chicos no sólo enseñaron valores relacionados a la empatía, los derechos humanos, la identidad y el cuidado del cuerpo, sino que también pudieron ponerlos en práctica a lo largo de la travesía.

Es importante remarcar que este tipo de actividades, que generan espacios de aprendizaje fuera de las aulas y en contextos diferentes, son formativas y claves para comprender la necesidad de contar con personas éticas, comprometidas y confiables.

“Quienes acompañamos a los alumnos a lo largo de estos 9 años estamos orgullosos y cada vez más convencidos que la educación es significativa cuando se trata de un acto de amor. Además consideramos que el intercambio es fundamental para que ello suceda y para comprender que el verdadero cambio del mundo empieza desde adentro de cada uno, poniendo en práctica esas convicciones”, sostuvo el docente Matías Malec, quien desde un primer momento formó parte de la iniciativa.

Para el próximo año queremos que el proyecto continúe creciendo, superando las marcas conseguidas a lo largo del 2017, sumando más instituciones con las que trabajar y manos interesadas por ayudar y seguir aportando su granito de arena.

 

La emoción transmitida en primera persona

Mi nombre es Micaela Peses, estoy en sexto "E" de la orientación Gestión y hace 3 años que por comentarios y varios incentivos que me llegaban de hermanos o conocidos, logré llegar al proyecto. Al principio me costó un poquito encontrar mi lugar, pero luego del primer viaje, pasito a pasito, me fui apropiando de la iniciativa, de la gente, de las escuelas y de todo lo que ahora me está costando tanto dejar.

El 25 de septiembre de este año empezó mi tercer viaje y aunque parezca uno más, no lo fue. En esta oportunidad fui a la misma institución a la que viajé la primera y la segunda vez, a la escuela número 19 "Angel Elías".

Los chicos que yo conocí en sala de 5 ahora estaban en 2do. grado, tan simple, tan fuerte y tan lindo como eso. La 19 para mí no es sólo una escuela, es una casa. Desde que uno llega recibe absolutamente todo lo que necesita y principalmente mucho amor.

"Los chicos no sólo aprenden en la escuela, yo soy mamá sin título, Psicóloga sin título, Enfermera sin título y la que les cubre las necesidades básicas, etc.", son algunas de las palabras de la Directora María Elena, quien con su enorme cariño nos recibe todos los años.

El proyecto para mí es un grupo de amigos, un lugar en donde además de ayudar a otros nos ayudamos a nosotros mismos. Crecemos todos juntos, vivimos las mismas cosas, pero cada uno a su manera y aun siendo muy distintos nos volvemos unidos, amigos.

Si busco una palabra que represente este proyecto sería “encuentro”, encuentro constante, con los chicos, los profes, coordinadores, otras edades y hasta con nosotros mismos.

Este año el proyecto superó ampliamente el número de integrantes y es así como hubiera soñado siempre dejarlo, porque como digo, se cierra una puerta para abrir muchas otras. Siento que lo dejo en buenas manos y que, gracias a la escuela, va a poder seguir creciendo y llenándose de muchas otras personas que quieran conocer la magia de este lugar.

Hoy me despido con la esperanza de algún día poder volver, de viajar a ver a esas hermosas sonrisas. Me voy únicamente porque termino la escuela. Si fuera por mí, me tienen acá hasta que me vuelva muy, muy grande.

El agradecimiento de los padres

Los padres de los alumnos que participaron de “ORT en Ibicuy” se mostraron muy conmovidos por la iniciativa y demostraron su orgullo por el trabajo realizado a través de emotivos  mails que incitan a seguir luchando por un futuro mejor.

Isabel Zeitoune, madre de Carolina Schlaen

“Es la primera vez que viaja mi hija, no conocía a nadie y todavía no puede creer lo bien que la pasó, la cantidad de amigos que se hizo y todas las cosas que aprendió. Me contó que a través de la experiencia puedo ver las cosas de otra manera, que fue una actividad que la hizo realmente feliz, repleta de buena gente. No tengo palabras para explicar todo lo que me transmitió al llegar, pero quiero decir que estoy muy contenta de que haya podido ser parte de esta iniciativa y considero que es muy importante que se siga haciendo, no sólo por los chicos que apadrinan y ayudan, sino también por los alumnos de ORT”.

Sergio y Gaby padres de Milena Feferovich

“Por medio de este mail queremos agradecerles a todos los profesores y tutores que gestaron, organizaron y acompañaron este proyecto maravilloso en Ibicuy y Médanos. Fue una experiencia hermosa e inolvidable para nuestra hija”.

Laura Kremer, madre de  Iair Baron

“Iair volvió conmovido, maravillado por la experiencia, le pareció increíble lo que vivió y tiene muchas ganas de seguir participando en este tipo de proyectos, se encuentra especialmente comprometido con la que considera su comunidad educativa. Les agradezco que hayan llevado a cabo este proyecto, para mí es muy importante el tiempo que uno le dedica a otros de manera voluntaria, así como otro lo hacen por uno”.

Débora Mecikovsky y Ariel Golubicki padres de Daniela

“En esta instancia, a diferencia de otras, en las que nos dirigimos a ustedes pidiéndoles cosas, haciendo preguntas, molestando por diferentes cuestiones, les escribimos para agradecerles por esta hermosa experiencia que vivió Daniela. Volvió feliz de la impresionante vivencia que tuvo junto a un hermoso grupo de chicos con los que viajó y pudo sentir la felicidad de dar y recibir mucho cariño, solidaridad y amor a estos pequeñitos de la escuela Nª 15. Como papás nos sentimos felices de que nuestra hija haya tenido esta posibilidad”.

Familia Tardá

“Les queremos agradecer por fomentar e invitar a nuestra hija Rocío a formar parte esta hermosa experiencia. Ella volvió increíblemente maravillada, plena, como se describió. Interactuar con los chicos de la escuela, sentir ese afecto y poder a su vez brindarse a ellos fue muy renovador. Súper importante lo que hacen, tanto esfuerzo y dedicación para lograr juntar dos grupos humanos y que se retroalimenten desde el corazón y el alma. No alcanzan las palabras para agradecerles”.

Fecha: 20/10/2017 | Creado por: Elias
Categoria: Novedades del Campus
Etiquetas: