Como cierre del ciclo de análisis de sus películas, Adrián Caetano visitó nuevamente a los alumnos de la orientación Producción Artística. En esta ocasión, el filme elegido fue “Crónica de una fuga”, de género dramático-histórico con suspenso, estrenado en 2006 y protagonizado por Rodrigo De La Serna, Pablo Echarri, Nazareno Casero y Lautaro Delgado.

Para comenzar, el director explicó que esta fue su primera filmación por encargo, ya que previamente se había desempeñado de forma independiente y con poco presupuesto: “Es el hito más importante de mi carrera a nivel profesional. La productora hizo una apuesta muy grande para que pudiera estrenarse. Está basada en la novela autobiográfica ‘Pase libre: la fuga de la Mansión Seré’, de Claudio Tamburrini”.

La historia relata lo que vivieron cuatro prisioneros en un centro clandestino de detención llamado Mansión Seré durante la última dictadura militar (1976-1983). “Los protagonistas dejan de lado cualquier tipo de diferencia que pudiera haber entre ellos para fugarse y ser libres. Eso me pareció lo más destacable y fue la razón por la que elegí formar parte como director”, sostuvo el invitado sobre la trama del largometraje.

En esta jornada, Caetano vino acompañado de la productora del filme, Paula Zyngierman, quien detalló cómo trabajaron con los personajes principales del libro para el armado del guion: “Convivimos con ellos durante unos días para poder captar historias personales que ayudaran al resultado final”.

Luego de analizar durante todo el año sus trabajos dentro del aula, los estudiantes tuvieron diversas oportunidades de dialogar con el director y consultar todas sus dudas acerca de los rodajes.  En este último encuentro una de las preguntas destacadas fue acerca de los motivos que los llevaron a decidir la estética del filme. “Por la historia que narramos había que cuidar que no pareciera una película de terror. Además, la temática suele alejar al público, razón por la cual elegimos un elenco prestigioso”, manifestó el especialista. A lo que Zyngierman sumó: “Cuando todo funciona es porque hay mucha producción detrás. Buscamos que la escenografía fuera lo más parecida posible a la locación real, por lo que el proceso de armado fue intenso. El guion recién se pudo terminar durante el rodaje”.

En las próximas clases, los estudiantes seguirán trabajando con la materia y darán un cierre a esta interesante y enriquecedora actividad, en la que se estudiaron diversos aspectos de una producción audiovisual como presupuesto, fotografía y montaje, entre otros.

Fecha: 29/11/2018 | Creado por: Julieta
Categoria: Hoy destacamos
Etiquetas: