En el marco de la visita de importantes personalidades de World ORT , Tomás Winicki, Bruno Volcovinsky, Lucas Khayat, Ignacio Lavalle Cobo y Martín Riveiro, egresados de la especialización Informática en el año 2017 presentaron sus proyectos desarrollados en la materia Proyecto Final, con gran expectativa y profesionalismo.

En el marco de la visita de importantes personalidades de World ORT , Tomás Winicki, Bruno Volcovinsky, Lucas Khayat, Ignacio Lavalle Cobo y Martín Riveiro, egresados de la especialización Informática en el año 2017 presentaron sus proyectos desarrollados en la materia Proyecto Final, con gran expectativa y profesionalismo. 

Tomas Winicki - Apprendiendo

La idea de la aplicación se originó a raíz de varios llamados de su abuela preguntando cómo realizar llamadas y enviar mensajes vía whatsapp. Pudo implementar un servicio dentro del sistema operativo Android que superpone a “Alfred” (El asistente perruno que aparece en la pantalla) y que puede acceder a la información que se encuentra en ejecución.

“Es un proceso muy lindo, para los que no saben como proyectar una idea, les viene bárbaro” afirma Tomás, que si bien nos comenta que durante el proceso hubo altibajos, cuando lográs finalizar todas las tareas te sentís orgulloso de lo que conseguiste.

Por otro lado, nos cuenta que a través de la experiencia de Proyecto Final aprendió a organizarse, proyectar y diagramar un emprendimiento. Incorporó la habilidad de repartir tareas, tener paciencia, y que siempre todo se puede mejorar. Sobre el trabajo en equipo, afirma que a veces puede ser complicado cuando algún integrante del proyecto no llega con los tiempos. Sin embargo, el hecho de dividir las tareas alivia un poco el transcurso de la materia.

“Si pudiese cambiar algo del proceso, sería el enfoque al principio de año. Nos relajamos mucho al principio y el tiempo es muy importante”. Nos transmite con alegría que afortunadamente llegaron a más de lo que creían o veían posible a principio de 2017.

Como recomendación para futuros alumnos de Proyecto Final, Tomás nos deja la enseñanza de elegir un proyecto que te guste y que te interese. Priorizar eso sobre todo, para poder ponerle el empeño que se merece.

Bruno Volcovinsky - Clinhis

Clinhis surge de la cabeza de Bruno, Alumni 2017, por el hecho de que en la Argentina, más precisamente en el sistema de Salud, hay registros locales de las historias clínicas, pero no hay algo centralizado. Era un foco con buen potencial para resolver eso, y poder aplicar la tecnología de Machine Learning, algo que a él le interesaba conocer.

Para Bruno, el proceso fue divertido, desafiante. Pudo a través de la implementación de servicios como Azure, Cognitive Services y desarrollo web, adquirir nuevos conocimientos y ampliar sus habilidades de desarrollo.

Aprendió a afrontar un problema, durante el proceso poder seguir adelante e ir resolviendo problemas. Nos cuenta además que, tuvo la experiencia de hablar mucho con médicos, universidades, etc. Entendió un poco más de ese mundo, algo que es fundamental a la hora de desarrollar una aplicación.

Bruno trabajó solo. Comenta que “Siempre es mejor en equipo”, pero que pudo sobrellevar todo. Trabajar solo también implica hacerse cargo de varias cosas. Hay varios conceptos que fue incorporando durante el trayecto y nos indica que, si empezara desde 0 con Clinhis, algunas cosas las haría de otra manera.

Finalizando, a modo de mensaje para futuros creadores de proyectos, Bruno transmite que “Hay que buscar proyectos que involucren elementos que no conozcan, y/o hacer cosas que en otro ámbito no harían solos”.

Ignacio Lavalle Cobo - Lucas Khayat - Martin Riveiro - TIM

Al comienzo del año el equipo tenía la idea de realizar un juego al estilo TowerDefense, al empezar a investigar y profundizar en la teoría de juegos y sus posibilidades, notaron que era un campo muy acotado, donde el usuario se cansa rápidamente del juego, se aburre y lo desecha. Era necesario un cambio de paradigma para lograr algo mejor y más entretenido. Comenzaron a investigar plataformas y formatos diferentes de juegos, tomando ideas y conceptos, definiendo en el transcurso del año a TIM.

Comenzaron ambiciosamente, planteando hacer siete niveles de juego diferentes, pero gracias a las distintas instancias de análisis del proyecto, cambiaron esa idea inicial por la generación de cuatro, pero de mayor complejidad y con inclusión de nuevas tecnologías como Oculus. El equipo desde el comienzo tuvo en vista una estética visual muy definida, generando ambientes oscuros y góticos con personajes y escenarios totalmente diseñados por ellos, lo que dictó que, de los tres miembros del equipo, dos se dediquen totalmente a modelaje y uno a programación, generando una división de tareas por especialidad y focalizando así el aprendizaje de manera más efectiva. Al ser todo nuevo para ellos, fomentados por el entusiasmo y el amor a su proyecto, lograron aprender por su cuenta Blender (Modelos y animaciones), Unity, Google SketchUp, Photoshop para texturas y Sony Vegas.

Remarcan la importancia de estar motivados y entusiasmados con el proyecto, ya que esto hace todo más fácil y permite superar las dificultades que van surgiendo durante el año, los docentes detectan esto junto al trabajo duro y normalmente dan más rienda floja al desarrollo propio del equipo. Los tres coinciden que no todo es lindo, hay muchos momentos de incertidumbre, pero que llevan a enormes aprendizajes.

El trabajo en equipo no fue trabajo en lo más mínimo para ellos, basándose en la amistad entre ellos, la sinceridad y confianza, sin guardarse nada en los momentos de hacer críticas constructivas. Encontraron el equilibrio para pasarla bien juntándose a trabajar en el proyecto. Como métodos de organización entre ellos utilizaron Unity Collaborate (herramienta símil GIT), Skype y WhatsApp.

Analizando todo su trabajo en el año, recomiendan aprovechar los recursos de Informática, que uno al tenerlos no los valora tanto, pero es una gran oportunidad para poder desarrollar con elementos que uno después no cuenta en su casa. Y también elegir un proyecto que le guste y apasione a uno mismo, por más que sea más complejo, va a ser la motivación constante que permite avanzar.

Fecha: 20/2/2018 | Creado por: Ezequiel Aaron
Categoria: Novedades de Informática
Etiquetas: