Nuevo amartizaje de la presencia humana. Esta vez con un lander que extraerá información geológica del gigante rojo. ¡Entrá para leer más!

¡Llegamos!

El geólogo robótico, diseñado para explorar el interior del planeta rojo, atravesó la atmósfera marciana, lanzó un paracaídas y disparó sus motores de descenso aterrizando exitosamente.

El aterrizaje fue confirmado a las 1953 GMT, obteniendo gritos de alegría y alivio de los miembros del equipo de la misión y los funcionarios de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la agencia, que administra la misión InSight. Unos minutos más tarde, el equipo recibió la confirmación de la radio del módulo de aterrizaje lo cual confirmaba que estaba funcionando perfectamente.

 

 

Su lugar de aterrizaje fue Elysium Planitia, una llanura cerca del ecuador marciano.

Esta no es una expedición de recolección de rocas. En cambio, el módulo de aterrizaje estacionario de 360 kilogramos usará su brazo robótico de 1.8 metros para colocar un topo mecánico y un sismómetro en el suelo.

El topo de auto martillado se hundirá 5 metros hacia abajo para medir el calor interno del planeta, mientras que el sismómetro de ultra alta tecnología captará posibles terremotos.

Nada de esto se ha intentado antes en nuestro vecino más pequeño, y es por eso que esta misión es tan relevante.

Ningún experimento ha movido robóticamente algo de la nave espacial a la superficie marciana real. Ningún módulo de aterrizaje ha excavado más de varios centímetros y ningún sismómetro ha funcionado en Marte.

Entre los objetivos específicos de InSight están la determinación de:

  • El tamaño del núcleo, de qué está hecho y si es líquido o sólido
  • El espesor de la corteza marciana.
  • La estructura del manto y de qué está hecho.
  • Qué tan caliente es el interior, y cuánto calor sigue fluyendo por él.
  • Qué tan potentes y frecuentes son los terremotos marcianos (o martemotos).
  • Qué tan frecuentes son los impactos de meteoritos en Marte.

Al examinar el interior más profundo y oscuro de Marte, que aún se conserva desde sus inicios, los científicos esperan crear imágenes en 3D que puedan revelar cómo se formaron los planetas rocosos de nuestro sistema solar hace 4 500 millones de años y por qué resultaron tan diferentes.

El conocimiento planetario obtenido de la operación de dos años de InSight podría incluso extenderse a mundos rocosos más allá de nuestro sistema solar, según Banerdt.

Concentrándose en bloques de construcción planetarios, InSight no tiene capacidad de detección de vida. Eso quedará para futuros rovers. La misión de la NASA en Marte 2020, por ejemplo, recogerá rocas para un eventual retorno que podrían contener evidencia de vida antigua.

 

Le deseamos éxitos en esta misión al InSight en su búsqueda de los más profundos misterios de nuestro sistema solar.

 

Fuente: www.robotitus.com

Fecha: 27/11/2018 | Creado por: Josue
Categoria: Astronomía
Etiquetas: