El Workshop Construcciones reunió a los estudiantes de 3er. y 4to. año de la especialización, quienes divididos en grupos trabajaron codo a codo, dispuestos a ayudar a la Escuela N° 12 ubicada en el Bajo Flores. Se trató de dos jornadas repletas de aprendizajes e integración, en la que los chicos aplicaron todo lo aprendido en clase con fines benéficos, confeccionando numerosos juegos, muebles, útiles y juguetes.

Durante el encuentro, llevado a cabo en sede Almagro el 14 y 15 de noviembre, los alumnos trabajaron con telas, madera, pintura y otros materiales que les permitieron plasmar sus conocimientos y dar vida a originales creaciones.   

“Cada año tenemos una sensación distinta sobre lo que genera la propuesta. En esta oportunidad los chicos se comprometieron mucho con la actividad y llevaron adelante un gran trabajo en equipo, compartiendo distintas experiencias junto a estudiantes de otros cursos que tal vez no conocían”, contó Daiana Sujolusky, docente de la especialización.

En la misma sintonía se expresó Karina Estrin, otra de las profesoras que se mostró muy conforme con los resultados obtenidos: “Los alumnos se entusiasmaron mucho con la idea de volcar los conceptos adquiridos en el aula y realizar diferentes objetos con el fin de ayudar a quienes más lo necesitan”, sostuvo.

Denise fue una de las protagonistas del workshop. Feliz por haber participado, aseguró que siempre está bueno ayudar y aprender cosas nuevas. “A nosotros nos tocó hacer tres carpetas, dos cartucheras y cuatro títeres, la verdad es que dudamos al empezar, pero fuimos probando hasta que lo conseguimos. La pasamos muy bien y desarrollamos nuevas habilidades”, manifestó.

 A su lado, Brenda lucía una inmensa sonrisa: “¡Estuvo buenísimo! Me encantó la propuesta y me sirvió en muchos sentidos. Usamos la imaginación y confeccionamos objetos re creativos”.

Para Brian, además de “aprender ayudando”, la actividad le permitió hacer nuevos amigos e intercambiar experiencias muy enriquecedoras para desenvolverse en el campo de las artes. “Siempre fui un desastre pintando, pero esta vez me enseñaron y me divertí mucho. ¡Estuvo excelente!”.

A metros de allí y con las manos pintadas, Alan contó que nunca tuvo talento para las manualidades, pero esforzarse para ayudar a otros lo hizo sentirse muy contento y lo impulsó a trabajar con más ganas.

Al cierre de la actividad los chicos disfrutaron de un divertido show musical a cargo de bandas integradas por profesores y alumnos de la orientación.     

Fecha: 16/11/2018 | Creado por: Ariana Gimena
Categoria: Noticias
Etiquetas: