Aca dejo informacion y una foto de Lellis, un poeta antiguo conocido en Almagro. No escribi "Radiografia de Almagro" porque ya la pusieron. Espero que les guste :)

Lo conocimos poeta. Lo vimos caminando por las calles de su barrio. Ese barrio fue y será Almagro. Diríamos que aún hoy nos parece verlo, doblando Valentín Gómez por Salguero, rumbo al fraternal amigo que lo aguarda en el misterio de uno de los cafés ubicados en Corrientes y Medrano. Allí, en el café Medrano, lo vemos rodeado de amigos, cortando la noche junto a buen vaso de vino. Siempre escondiendo su tristeza debajo de su negro sombrero o sus grandes bigotes. Siempre refugiándose en sus poemas que refieren al barrio o son el retrato de algo o de alguien.
Estamos citando a Mario Jorge de Lellis - el poeta de Almagro -, nacido en nuestro barrio un 14 de Marzo de 1922, en la casona de la calle Sarmiento 3565.
Muchos son los libros que dejara escritos y en ellos muchos también son los poemas que le cantaron a las cosas de Almagro, pintó un barrio que se hizo síntesis en sus palabras. Sus ojos reflejaban una realidad que nunca fue más allá de sus vivencias, pues sus libros pintaron, en hermosas y limpias estrofas musicales, todo el mundo que le tocó compartir, en especial desde la óptica que le daba el barrio al que cantó más de una vez.
Tras de sí quedaron aquellos libros que, a medida que pasa el tiempo, los almagrenses meten en su perdurabilidad, y vibran con los versos que hablan de cosas propias de esta zona, como lo expresa en "Puente de Bustamante", "Tranvía 14", "Valentín Gómez 3887 - 2° E" o "Radiografía de Almagro".
Nosotros nos contagiamos y recitamos tan solo una parte de algunos de ellos:

Tranvía 14


Muy solo en este viejo tranvía tan catorce
me prolongué hasta ti, como un amigo.

Daban las dos de la mañana
(en otro tiempo el vigilante de Salguero estaba ya dormido).

Daban las dos de la mañana
(la 104 se estrenaba su arpege y su vestido).

Daban las dos de la mañana
(un recuerdo bebía de su copa en un rincón del Gildo).


Puente Bustamante
Pasabas tú, bajando, tú
y un nolopienses dicho hasta tu alma
y lluvias en esquinas y mateos
y finales tan dulces como las rosas dadas.

Pasaba el puente mismo,
el morirse en las vías, el despedirse en humo
y voz entrecortada
y pasaba palermo, pringles, barrios pobres,
felices por el pie de tu zapato y el calor de tu cara.

Te decía que no
y te miraba.


Valentín Gómez 3887 - 2° E
Cuántas veces yendo y viniendo en torno a lo que amamos,
más libres que este raro olor a lino,
más próximos, más justos o acaso
más injustos
por pretender bajar la luna a nuestras manos
más comunes a todo
sin festejos de sábados
sin elegantes formas, sin pañuelos
diciendo adioses falsos
acá estamos, acá
yendo y viniendo, entre un café y un trago,
muy simples, muy amigos,
dolidos y sonrientes, afectuosos, conversando
de largas cosas vivas.
La puerta siempre abierta para Almagro.

 

 

 

Fecha: 27/9/2008 | Creado por: Paula Cristina
Categoria: Literatura
Etiquetas: