En este acto estamos conmemorando las grandes hazañas realizadas por el General San Martin. Pero yo los invito a tomarnos un momento para reflexionar sobre la persona que se esconde detrás de la figura, por Micaela Raiter de 5IA.

Todos saben que José Francisco de San Martín nació en Yapeyú, hoy provincia de Corrientes, un 25 de febrero de 1778. El gobernador de Buenos Aires, Bucarelli, encomendó al Capitán don Juan de San Martín el cargo de teniente gobernador de Yapeyú en 1774. Allí se instaló don Juan con su mujer y sus hijos. Cuando José tenía apenas tres años, toda la familia debió abandonar Yapeyú y trasladarse a Buenos Aires. Cuando  José San Martín tuvo que iniciar sus estudios tuvo que partir a España, en donde formó parte del ejército y luchó en él. Pero el general nunca olvidó sus raíces. En el momento que se enteró de la Revolución de Mayo no dudó en formar parte del ejército americano.

En Buenos Aires se reconoció la grandeza militar y las medallas militares de San Martín. Pero San Martín no era el único que ayudó con la revolución o el único que tenía cargos importante militares, sin embargo hoy en día en diferentes lugares de Latinoamérica se lo conoce el padre de la patria. ¿Por qué será? Será porque fue un visionario para aquella época?.  Una de las razones para decir esta afirmación es debido a que el General sabía que para vencer a los españoles había que destruir su base en Lima, en Alto Perú. Mientras que el triunvirato insistía que San Martín vaya al norte a defender las fronteras.

San Martin no sólo se conformó con eliminar al ejército realista, es más, creó escuelas públicas, impulsó libertad de prensa y promovió la abolición de la esclavitud. Con estos datos, se puede decir que San Martín es un claro ejemplo de la idea de la unión americana y un símbolo de la revolución contra los realistas.

 Estos hechos hicieron que su nombre fuera conocido. Pero ¿Qué había detrás del militar?

Había un hombre, un padre revolucionario con elevados principios morales. Esto se puede ver en las máximas que dejo para poder guiar la educación de su hija Mercedes. Las cuales establecían que la educación debía estar basada en amor, respeto e igualdad. Hay que tener en cuenta que estos principios no estaban instalados en esa época. Por eso creo yo que San Martin se destacó. Porque el entendió que su esencia iba a ser nuestro legado.

 

Fecha: 3/8/2016 | Creado por: Micaela Yael
Etiquetas: